Cañas y Tapas en el extranjero

17 noviembre, 2017
Cañas y Tapas en el extranjero

No sé si sois conscientes de cómo triunfan las tapas españolas fuera de nuestras fronteras. A veces yo misma me sorprendo de lo mucho que gusta nuestra gastronomía en países como Inglaterra, Francia, Alemania y, por supuesto, Estados Unidos, aunque éste último nos pilla un poco lejos. De hecho, no es ninguna tontería pensar que, si aquí el negocio no te ha ido demasiado bien puedes probar fortuna atravesando los pirineos, e incluso si te ha ido bien, igual lo que pretendes es ampliar horizontes. Sea como sea, España gusta, no todo ni a todos, también es verdad, pero sí lo suficiente a los suficientes.

Si me preguntarais a mi cuál sería el área que yo elegiría para montar un bar/restaurante de tapeo español, os diría que el barrio latino de Londres, una zona repleta de restaurantes mucho más económicos que otros barrios de la capital inglesa a la que siempre acuden los turistas y muchos residentes. Hablamos de una zona muy céntrica, cercana al Big Ben, que tiene mucho ambiente de terraceo a lo “tipical spanish”.

Algunas recomendaciones

Lógicamente, antes de pensar siquiera en hacer algo así, os aconsejo que paseéis por las calles de dicho barrio, que paséis una temporada allí observando lo que gusta y lo que no, y que sintáis lo que es vivir en una ciudad tan turística y cosmopolita como Londres, porque no a todo el mundo gusta. Pero, si decidís llevar a cabo el proyecto, tened en cuenta varias cosas:

  • Ser un restaurante español no significa tener que tematizarlo todo con abanicos, música flamenca y uniformes flamencos con peineta (demasiado para el “body”). Pero, si lo hacéis, olvidad el típico traje de mercadillo por favor, eso da una mala imagen brutal. Ponedles trajes elegantes de alta costura. No hace falta que os gastéis una millonada, en El duende de Sevilla encontraréis trajes flamencos de calidad a buen precio.
  • Todos juntos. Si quieres ir tú de avanzadilla me parece perfecto, pero no pretendas irte a vivir a otro país dejando a tu familia aquí, si la tienes. Eso os destrozará a todos por igual. Si tienes claro que vas a vivir allí, es mejor que os vayáis todos, con la casa a cuestas y el perro incluido. Al principio podéis dejarlo en esta residencia canina de Madrid que es buenísima, pero cuando estéis instalados volved a por él o haced que alguien os lo envíe por avión. Pedid información en Animales por Avión del Grupo Star Cargo, son muy responsables en este tema y nunca han tenido ninguna incidencia.
  • Siempre que vaya a veros un familiar, o amigo, prestadle la atención necesaria. Tened en cuenta que el tiempo que pase esa persona con vosotros en el restaurante tomando una caña o una tapa, será un tiempo en el que la gente lo perciba como clientela, y eso da una fantástica imagen. Y, por supuesto, haz lo mismo si van a visitarte proveedores o posibles socios.
  • No inventes. Ser creador de alta cocina está muy bien, pero este es otro tipo de restaurante. Aquí lo que tienes que hacer es vender la cultura gastronómica española que tanto gusta en el extranjero: pinchos de tortilla, patatas brava, calamares a la andaluza, pulpo a la gallega, ensaladilla rusa y mucho jamón ibérico. Tapeo, tapero y más tapeo junto a algún que otro plato combinado. Si quieres innovar en Londres este no es tu barrio, busca establecimiento en alguna zona más glamurosa y “cara” porque, como comprobarás, en el barrio latino lo que se lleva son las cervezas, las pizzerías, las tapas, los restaurantes autóctonos familiares y las hamburgueserías.
  • Y nunca, jamás, olvides la Paella. Puede que no seas un artista haciendo paella valenciana pero te aseguro que a muchos de tus comensales eso les pasará inadvertido y te pedirán más y más. Es un plato que triunfa mucho, tanto como plato de menú como tapa de acompañamiento. Hazme caso, sé de lo que hablo.