De cena con dolor de muelas

¿Sabéis lo que es irse a cenar con dolor de muelas? ¿No? Pues os lo digo yo: horrible. Eso es lo que es.  Tenía una cena organizada con unos amigos desde hacía más de dos semanas para este pasado fin de semana en nuestro restaurante de tapas favorito y el mismo sábado por la mañana empezó a dolerme la muela. Me tomé de todo pero la cosa fue a peor y acabé en esta clínica dental de Albacete. Como es lógico me revisaron, dieron con el problema y resulta que para solucionarlo iba a necesitar una endodoncia así que me dieron calmantes y me dieron cita para hoy, martes, porque el lunes el endodoncista tenía la consulta llena.

Y vosotros pensaréis que me quedé en casa comiendo puré ¿no? Pues de eso nada. No podía dejar tirados a mis amigos después de dos semanas, además, que me apetecía mucho ir. Así que me armé de valor, cogí a mi novia y a mi chaqueta y salí de casa como un campeón. Al tercer bocado estaba ya que me moría, pero ni una lágrima. No solté ni una pequeña lagrimilla a pesar de las ganas que tenía de ponerme a llorar como un niño y abrazarme a novia para poder meter la cara en su cuello. Pero no, me comporté y aguanté estoicamente toda la cena.

Lo que más me dolió fue pagar 50 euros por pareja porque no disfrute absolutamente de nada. Vamos, que no fue horrible, fue lo siguiente a eso que no sé qué es… ¿horrendo? ¿horroroso? No sé.

Para los que no lo sepan la endodoncia   es un tratamiento de terapia practicada en la pulpa dentaria de un diente. Consiste en la extirpación parcial o la extirpación total del nervio-arteria-vena y se aplica en las piezas dentales fracturadas, en las caries muy profundas o lesionadas y en los sientes con pulpitis. Por lo visto no las puede hacer cualquier dentista, tiene que ser un cirujano endodoncista porque es una técnica muy específica.

El caso es que me he tirado dos horas de reloj en la consulta y ahora mismo no me duele nada, pero claro, es que estoy dopado hasta la médula. Vamos, que si ahora mismo me caigo y rompo una pierna seguro que no me duele porque llevo antiinflamatorios y pastillas para el dolor enchufadas en vena.

Sea como sea no os aconsejo que vayáis de cena o comida a ningún sitio con dolor de muelas, o dientes, lo que sea, porque no sabéis hasta qué punto podéis pasarlo mal. Y encima, si no quieres quedar como un quejica, te toca estar aguantando el dolor sin decir ni mu. Vamos, que no lo recomiendo. No lo hagáis, never, jamás de los jamases.

Mas artículos

Dale una oportunidad a la leche condensada y verás los múltiples usos que tiene

Nuestro país es conocido internacionalmente por nuestra cultura, por nuestros monumentos, pero, sobre todo, por nuestra gastronomía y es que en España si de algo podemos presumir es por la cantidad de alimentos que tenemos, por lo bien que los producimos, por lo mejor que los sabemos usar y por nuestras excelentes combinaciones. No en vano, muchos países se fijan en nuestros productos para hacer sus manjares tradicionales y es que la calidad de los alimentos españoles es realmente importante. En este sentido, nuestro máximo exponente es la dieta mediterránea la cual aconsejan la inmensa mayoría de los médicos por su idoneidad para ganar en calidad de vida.

Máquinas que no pueden faltar en una empresa de restauración

Una empresa de hostelería no es encender la cafetera, ponerlo en una taza y cobrar el 1,50 euros. Es mucho más. Detrás de la restauración hay mucho trabajo, muchas cuentas y muchas horas de sacrificio. Por eso, ahora que lo están pasando muy mal con la pandemia y las medidas injustas llevadas a cabo por algunas comunidades autónomas, es el momento de conocer un poco más la forma de trabajar de estas empresas.

Lo que no puede faltar en un bar de copas

No corren buenos tiempos para los bares de copas. Estos lugares míticos, testigos de cientos y cientos de aventuras, se han convertido para los políticos en la cabeza de turco de toda la pandemia del coronavirus. La mayoría de las medidas que se toman desde las administraciones son para acusarles de ser los grandes propagadores del virus. Es curioso que los trenes y metros llenos no contagian. O que los colegios o los centros comerciales, atiborrados, tampoco. Nosotros queremos lanzar un canto de esperanza para estos lugares. Decirles que estamos con ellos y asegurarles de que pronto pasará todo esto y podremos estar más juntos que nunca. De momento queremos ayudarte y asesorarte en lo que no puede faltar en un bar de copas. Son tiempos de zozobra, pero pronto los bares volverán a ser lo que eran antes.

Muebles que no pueden faltar en un negocio de hostelería

Cuando un ‘loco’ se decide a poner en marcha un negocio de hostelería tiene que tener en cuenta muchos aspectos. Por supuesto, si es gastronómico, la calidad de la comida es lo primero. Pero hay muchos detalles más que son los que marcan la diferencia. Estamos hablando de la profesionalidad de los empleados, del sitio donde está emplazado, del público al que nos vamos a dirigir…pero también en la inmobiliaria que vamos a poner en nuestro negocio.

Normas básicas de higiene en un restaurante

Dedicarse a la hostelería y ser capaz de dirigir un negocio rentable tiene sus satisfacciones, pero también sus dificultades. Más allá de ser capaces de mantenerse entre la gran oferta que hay disponible en nuestro país, éste es un tipo de negocio muy serio que conlleva unas responsabilidades que hay que cumplir a rajatabla, ya que la función principal que llevamos a cabo es servir comidas, por lo tanto, vamos a manipular alimentos que luego van a ser consumidos por nuestros clientes.