¿En qué consiste la alimentación biológica?

Comer bien es una de las claves para llevar una vida saludable. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la mala alimentación provoca el 6 por ciento de las enfermedades degenerativas. Comer bien no significa solo no llevar una dieta inadecuada, sino también consumir alimentos de calidad. De ahí que cada vez más consumidores se interesen por la comida biológica o ecológica.

Los alimentos biológicos son aquellos en cuya elaboración no se utilizan productos químicos (herbicidas, pesticidas, abonos sintéticos, hormonas, aditivos y otras sustancias). Esto incluye todas las fases de elaboración de los productos, tanto en los cultivos de plantas y la cría de animales, como en el procesamiento de los alimentos.

Los alimentos producidos por la agricultura ecológica son asimilados mejor por el organismo y no alteran las funciones metabólicas, ya que no incorporan sustancias artificiales. Como están cultivados en suelos con abonos naturales resultan más nutritivos. Incluyen en su composición más cantidades de vitaminas, minerales esenciales (hierro, calcio, magnesio y cromo) y antioxidantes que contribuyen a prevenir enfermedades como el cáncer. Además, las plantas cultivadas orgánicamente mantienen mejor su sabor, aroma y color naturales.

Agricultura ecológica

La agricultura ecológica no solo se interesa por garantizar la salud de los consumidores, sino también de cuidar el medio ambiente. No emplea productos químicos para combatir las plagas o los insectos ni para eliminar las malas hierbas del terreno, ni recurre a los abonos artificiales para acelerar el crecimiento de las plantas. Estos productos no solo son perjudiciales para el organismo humano, especialmente para el de los niños, aunque se asimilen en pequeñas dosis debido a su efecto acumulativo, sino también para la tierra.

Los fertilizantes químicos utilizados por la agricultura intensiva matan la vida microbiana de los suelos, cuya función es preparar los elementos que requieren los vegetales para su alimentación. En cambio, los cultivos ecológicos protegen mejor los suelos, ya que emplean como fertilizantes compost o abonos orgánicos que contribuyen a recuperar la materia orgánica y a fijar el carbono en ellos, al tiempo que mejoran su capacidad para absorber el agua. 

La ganadería ecológica se basa en la cría de razas autóctonas, siempre bajo unos estrictos controles por parte de los organismos públicos encargados de velar por la seguridad alimentaria. Los animales son alimentados desde su nacimiento con leche materna y productos sin grasas, harinas de origen animal u otros elementos que aceleren su crecimiento o engorde.

Etiquetado

El término “bio” está muy presente en la denominación de los productos alimenticios, pero eso no significa que se trate de auténticos alimentos biológicos ¿Cómo podemos identificar entonces los alimentos ecológicos sin llevarnos a engaño? Para que el consumidor pueda distinguir en el mercado los productos de la agricultura ecológica, todos los envases tienen impreso, además de la marca, el código de la autoridad y organismo de control o un logotipo específico con el nombre y el código de la entidad de control. También llevan el logo comunitario de la AE. Este etiquetado garantiza oficialmente que el centro donde se producen o elaboran los alimentos biológicos está sometido a los controles e inspecciones correspondientes de la autoridad o del organismo establecido al efecto en cada comunidad autónoma. Para los consumidores este etiquetado es una garantía oficial de que el producto responde a los estándares de calidad demandados y cumple las normas establecidas en España y la Unión Europea.

 

En España, existen ya más 27.000 explotaciones dedicadas a la agricultura ecológica, y la superficie dedicada a ella supera ya las 1.600.000 hectáreas. Se trata de un sector que está experimentando un rápido crecimiento en los últimos años, pero la mayor parte de la producción se destina a la exportación, porque el consumo interior es todavía bajo comparado con otros países europeos, como Alemania y Francia.

Para promover la agricultura y el consumo ecológicos en nuestro país se han creado diversas asociaciones de productores de alimentos ecológicos como FEPECO (Federación de Asociaciones de Empresas con Productos Ecológicos), EPEA (Empresas de Productos Ecológicos de Andalucía), APECPAE (Associació de Productors, Elaboradors i Comercializadors de Productes Agroalimentaris Ecologics) de Cataluña, ARPAECO (Asociación Riojana Profesional de Agricultura Ecológica) y AEN (Asociación de Empresas de Agricultura Ecológica de Navarra).

En la actualidad, los principales cultivos ecológicos son los de aceites y sus derivados, frutas, verduras, leguminosas, granos, semillas, frutos secos (nueces), cacao, té, café, algodón, flores, etc.

Es cierto que los alimentos biológicos son más caros, porque se está todavía lejos de alcanzar volúmenes de producción comparables a los de los alimentos convencionales, pero en los últimos tiempos estas diferencias de precios se están reduciendo debido al incremento de la demanda y por consiguiente de la producción. Cada vez es más fácil encontrar alimentos biológicos en las tiendas y supermercados o adquirirlos por Internet. Además, el consumidor es consciente de que en última instancia compra salud, algo que no tiene precio.

 

Mas artículos

Dale una oportunidad a la leche condensada y verás los múltiples usos que tiene

Nuestro país es conocido internacionalmente por nuestra cultura, por nuestros monumentos, pero, sobre todo, por nuestra gastronomía y es que en España si de algo podemos presumir es por la cantidad de alimentos que tenemos, por lo bien que los producimos, por lo mejor que los sabemos usar y por nuestras excelentes combinaciones. No en vano, muchos países se fijan en nuestros productos para hacer sus manjares tradicionales y es que la calidad de los alimentos españoles es realmente importante. En este sentido, nuestro máximo exponente es la dieta mediterránea la cual aconsejan la inmensa mayoría de los médicos por su idoneidad para ganar en calidad de vida.

Máquinas que no pueden faltar en una empresa de restauración

Una empresa de hostelería no es encender la cafetera, ponerlo en una taza y cobrar el 1,50 euros. Es mucho más. Detrás de la restauración hay mucho trabajo, muchas cuentas y muchas horas de sacrificio. Por eso, ahora que lo están pasando muy mal con la pandemia y las medidas injustas llevadas a cabo por algunas comunidades autónomas, es el momento de conocer un poco más la forma de trabajar de estas empresas.

Lo que no puede faltar en un bar de copas

No corren buenos tiempos para los bares de copas. Estos lugares míticos, testigos de cientos y cientos de aventuras, se han convertido para los políticos en la cabeza de turco de toda la pandemia del coronavirus. La mayoría de las medidas que se toman desde las administraciones son para acusarles de ser los grandes propagadores del virus. Es curioso que los trenes y metros llenos no contagian. O que los colegios o los centros comerciales, atiborrados, tampoco. Nosotros queremos lanzar un canto de esperanza para estos lugares. Decirles que estamos con ellos y asegurarles de que pronto pasará todo esto y podremos estar más juntos que nunca. De momento queremos ayudarte y asesorarte en lo que no puede faltar en un bar de copas. Son tiempos de zozobra, pero pronto los bares volverán a ser lo que eran antes.

Muebles que no pueden faltar en un negocio de hostelería

Cuando un ‘loco’ se decide a poner en marcha un negocio de hostelería tiene que tener en cuenta muchos aspectos. Por supuesto, si es gastronómico, la calidad de la comida es lo primero. Pero hay muchos detalles más que son los que marcan la diferencia. Estamos hablando de la profesionalidad de los empleados, del sitio donde está emplazado, del público al que nos vamos a dirigir…pero también en la inmobiliaria que vamos a poner en nuestro negocio.

Normas básicas de higiene en un restaurante

Dedicarse a la hostelería y ser capaz de dirigir un negocio rentable tiene sus satisfacciones, pero también sus dificultades. Más allá de ser capaces de mantenerse entre la gran oferta que hay disponible en nuestro país, éste es un tipo de negocio muy serio que conlleva unas responsabilidades que hay que cumplir a rajatabla, ya que la función principal que llevamos a cabo es servir comidas, por lo tanto, vamos a manipular alimentos que luego van a ser consumidos por nuestros clientes.