España país de vinos

Todos sabemos que España es un país de ocio culinaria, gracias a la cultura gastronómica que tenemos y al buen tiempo que en general disfrutamos en nuestro país gracias a nuestra disposición en el mapa geográfico, pasamos muchas horas de ocio al aire libre. Pero lo más llamativo es que en España nos encanta salir de bares, de tapeo, no dejamos pasar la ocasión de salir a tomarnos algo con amigos.

Nuestra cultura asocia el ocio con la gastronomía, cuando tenemos un hueco libre en seguida quedamos con amigos o familiares a tomar algo, la mayoría de las reuniones sociales las hacemos alrededor de una mesa y algún picoteo para acompañar las bebidas. Hasta hace nada nos encantaba irnos de cañas, salir a tomar cervezas, algo que estaba muy bien visto y aceptado socialmente, el que no bebía cerveza era un rarito, un treintañero que pidiera una Coca-Cola en lugar de una cerveza era el rarito del grupo. La cerveza siempre ha estado muy bien valorada a nivel nutricional porque es un caldo hecho con ingredientes naturales frente a las bebidas artificiales como los refrescos.

Pero a pesar de nuestra afición y tradición cervecera, en los últimos años el consumo de vino ha aumentado considerablemente hasta el punto de recobrar las cifras que se manejaban con la generaciones de nuestros abuelos y anteriores. Resulta que beber vino se ha puesto de moda y ahora  parece que es un acto de distinción y clase beberse una copa de vino, es por esto que actualmente la gente que salía de copas, ya no consume las típicas como ron con cola, cubata, ginebra….se ha pasado del gin-tonic a la copa de vino. Pero no todo el mundo sale a tomar una copa de vino, quien lo hace suelen ser personas a partir de los 30 años, que buscan con ello marcar una forma de entender el ocio, con un estilo formal y relajado, sin prisas y grandes jolgorios, al contrario, buscan relajación, una conversación tranquila y profunda.

Cada vez se demanda más tipos de vinos

Este sector creciente dentro de la clientela de la restauración ha provocado que cada vez más bares, junto a los restaurantes, se vean obligados a habilitar dentro de sus negocios lugares adecuados para el almacenamiento y la conservación del vino. Es un negocio creciente ya que los consumidores de vino son exigentes, no vale un vino de mesa cualquiera y mucho menos de garrafón, es por ello que van a esperar que se les de calidad en su punto exacto de temperatura y conservación en cada momento según la naturaleza del vino, ya sea, vino tinto, blanco, espumoso…variedad, toda la que queramos. Pero para ello, como nos advierten desde Vicave, si los establecimientos de restauración pretenden ganarse a esa clientela amante del buen vino lo primero que deben hacer es ofrecer calidad y para conseguir esto se tiene que empezar por recurrir a especialistas que se dediquen a acondicionar espacios, dependiendo de sus características, para el correcto almacenamiento y conservación los diferentes vinos.

Como vemos, en España nos gusta salir de bares y tapas. Somos un país mediterráneo y es de tradición que cualquier reunión, festividad o celebración se acompañe con comida y bebida. Por remontarnos a la tradición podemos fijarnos en los romanos o en los griegos que montaban todas sus reuniones en torno a la comida y a la bebida, así que no debe extrañarnos que tengamos esta costumbre tan arraigada. La cuestión en estos momentos es la evolución que están sufriendo los gustos de los consumidores, o más bien el cambio de ciclo en el que actualmente nos encontramos con el aumento  de “followers” del vino que si bien había disminuido bastante en las últimas décadas, se ha ido recobrando en los últimos años y no hay duda de que la afición por estos caldos no va a decaer nunca en nuestro país como país mediterráneo que es.

Mas artículos

Dale una oportunidad a la leche condensada y verás los múltiples usos que tiene

Nuestro país es conocido internacionalmente por nuestra cultura, por nuestros monumentos, pero, sobre todo, por nuestra gastronomía y es que en España si de algo podemos presumir es por la cantidad de alimentos que tenemos, por lo bien que los producimos, por lo mejor que los sabemos usar y por nuestras excelentes combinaciones. No en vano, muchos países se fijan en nuestros productos para hacer sus manjares tradicionales y es que la calidad de los alimentos españoles es realmente importante. En este sentido, nuestro máximo exponente es la dieta mediterránea la cual aconsejan la inmensa mayoría de los médicos por su idoneidad para ganar en calidad de vida.

Máquinas que no pueden faltar en una empresa de restauración

Una empresa de hostelería no es encender la cafetera, ponerlo en una taza y cobrar el 1,50 euros. Es mucho más. Detrás de la restauración hay mucho trabajo, muchas cuentas y muchas horas de sacrificio. Por eso, ahora que lo están pasando muy mal con la pandemia y las medidas injustas llevadas a cabo por algunas comunidades autónomas, es el momento de conocer un poco más la forma de trabajar de estas empresas.

Lo que no puede faltar en un bar de copas

No corren buenos tiempos para los bares de copas. Estos lugares míticos, testigos de cientos y cientos de aventuras, se han convertido para los políticos en la cabeza de turco de toda la pandemia del coronavirus. La mayoría de las medidas que se toman desde las administraciones son para acusarles de ser los grandes propagadores del virus. Es curioso que los trenes y metros llenos no contagian. O que los colegios o los centros comerciales, atiborrados, tampoco. Nosotros queremos lanzar un canto de esperanza para estos lugares. Decirles que estamos con ellos y asegurarles de que pronto pasará todo esto y podremos estar más juntos que nunca. De momento queremos ayudarte y asesorarte en lo que no puede faltar en un bar de copas. Son tiempos de zozobra, pero pronto los bares volverán a ser lo que eran antes.

Muebles que no pueden faltar en un negocio de hostelería

Cuando un ‘loco’ se decide a poner en marcha un negocio de hostelería tiene que tener en cuenta muchos aspectos. Por supuesto, si es gastronómico, la calidad de la comida es lo primero. Pero hay muchos detalles más que son los que marcan la diferencia. Estamos hablando de la profesionalidad de los empleados, del sitio donde está emplazado, del público al que nos vamos a dirigir…pero también en la inmobiliaria que vamos a poner en nuestro negocio.

Normas básicas de higiene en un restaurante

Dedicarse a la hostelería y ser capaz de dirigir un negocio rentable tiene sus satisfacciones, pero también sus dificultades. Más allá de ser capaces de mantenerse entre la gran oferta que hay disponible en nuestro país, éste es un tipo de negocio muy serio que conlleva unas responsabilidades que hay que cumplir a rajatabla, ya que la función principal que llevamos a cabo es servir comidas, por lo tanto, vamos a manipular alimentos que luego van a ser consumidos por nuestros clientes.