La conservación de los alimentos

Las cámaras frigoríficas industriales constituyen una alta garantía en la conservación de los alimentos sin perder sus propiedades nutritivas y evitando así la degradación del producto. Una buena gestión de la conservación del alimento, combinada con la ayuda de algún software especializado para alimentación puede ayudarnos a llevar un control total de nuestro almacenamiento y momento óptimo para el descongelado de los productos alimentarios de nuestro negocio.

Los alimentos son perecederos, por lo que uno de los ámbitos de manipulación al respecto es su conservación, para evitar o retrasar el deterioro que provoque la aparición de microorganismos contaminantes como bacterias, levaduras o mohos, los causantes de que al menos el 20% de los alimentos que se producen en el mundo se pierdan. Algunas de las sustancias derivadas de las conservas mal esterilizadas y los embutidos son la toxina botulínica (miles de veces más tóxica que el cianuro) y el moho, que tiene propiedades cancerosas.

Otros alimentos contienen el efecto contrario y producen por sí mismos elementos antibacterianos y antimicrobianos, como es el caso de los ácidos benzoico y cítrico (contenidos en algunas frutas), los yogures (y su ácido láctico), los ajos, cebollas y especias (por ello se han utilizado tradicionalmente en la conservación de los alimentos, antes de que existiesen los aparatos eléctricos).

La congelación de los alimentos gracias a las cámaras frigoríficas impide la multiplicación de microorganismos, pero no los destruye, ya que sobreviven y se reaniman y multiplican más rápido tras la descongelación. La congelación del agua contenida en el interior de los alimentos hace que estos microorganismos no encuentren el agua necesaria para su desarrollo. Además, la congelación apenas afecta al contenido nutricional de los alimentos, aunque no es recomendable para ciertos tipos de alimentos como las verduras, los champiñones y las bayas (ya que el hielo rompe sus membranas celulares), alimentos con alto contenido en grasa (que se cortan al congelarse).

La congelación en cámaras frigoríficas industriales es mejor que la de los frigoríficos domésticos, ya que la congelación es más rápida y los cristales que se forman más pequeños (siendo menor la ruptura de membranas celulares y mayor la preservación de la calidad).

Los alimentos pueden permaneces entre 3 y 12 meses en un congelador doméstico, aunque este dato puede variar y es mejor atender a las indicaciones de la etiqueta de cada producto.

Utilizar un software especializado en alimentación nos puede servir para llevar un mayor registro del tiempo que tenemos un alimento en el congelador e instalar alarmas y avisos para controlar el momento adecuado para descongelar un producto o cuándo va a vencer el plazo de congelación que puede tener.

Mas artículos

Dale una oportunidad a la leche condensada y verás los múltiples usos que tiene

Nuestro país es conocido internacionalmente por nuestra cultura, por nuestros monumentos, pero, sobre todo, por nuestra gastronomía y es que en España si de algo podemos presumir es por la cantidad de alimentos que tenemos, por lo bien que los producimos, por lo mejor que los sabemos usar y por nuestras excelentes combinaciones. No en vano, muchos países se fijan en nuestros productos para hacer sus manjares tradicionales y es que la calidad de los alimentos españoles es realmente importante. En este sentido, nuestro máximo exponente es la dieta mediterránea la cual aconsejan la inmensa mayoría de los médicos por su idoneidad para ganar en calidad de vida.

Máquinas que no pueden faltar en una empresa de restauración

Una empresa de hostelería no es encender la cafetera, ponerlo en una taza y cobrar el 1,50 euros. Es mucho más. Detrás de la restauración hay mucho trabajo, muchas cuentas y muchas horas de sacrificio. Por eso, ahora que lo están pasando muy mal con la pandemia y las medidas injustas llevadas a cabo por algunas comunidades autónomas, es el momento de conocer un poco más la forma de trabajar de estas empresas.

Lo que no puede faltar en un bar de copas

No corren buenos tiempos para los bares de copas. Estos lugares míticos, testigos de cientos y cientos de aventuras, se han convertido para los políticos en la cabeza de turco de toda la pandemia del coronavirus. La mayoría de las medidas que se toman desde las administraciones son para acusarles de ser los grandes propagadores del virus. Es curioso que los trenes y metros llenos no contagian. O que los colegios o los centros comerciales, atiborrados, tampoco. Nosotros queremos lanzar un canto de esperanza para estos lugares. Decirles que estamos con ellos y asegurarles de que pronto pasará todo esto y podremos estar más juntos que nunca. De momento queremos ayudarte y asesorarte en lo que no puede faltar en un bar de copas. Son tiempos de zozobra, pero pronto los bares volverán a ser lo que eran antes.

Muebles que no pueden faltar en un negocio de hostelería

Cuando un ‘loco’ se decide a poner en marcha un negocio de hostelería tiene que tener en cuenta muchos aspectos. Por supuesto, si es gastronómico, la calidad de la comida es lo primero. Pero hay muchos detalles más que son los que marcan la diferencia. Estamos hablando de la profesionalidad de los empleados, del sitio donde está emplazado, del público al que nos vamos a dirigir…pero también en la inmobiliaria que vamos a poner en nuestro negocio.

Normas básicas de higiene en un restaurante

Dedicarse a la hostelería y ser capaz de dirigir un negocio rentable tiene sus satisfacciones, pero también sus dificultades. Más allá de ser capaces de mantenerse entre la gran oferta que hay disponible en nuestro país, éste es un tipo de negocio muy serio que conlleva unas responsabilidades que hay que cumplir a rajatabla, ya que la función principal que llevamos a cabo es servir comidas, por lo tanto, vamos a manipular alimentos que luego van a ser consumidos por nuestros clientes.