Legumbres, las tres que más me gustan

Siempre hay recuerdos de la infancia que permanecen para toda la vida en nuestra mente. Son esos recuerdos que permanecen y que nos hacen saber de dónde venimos y dónde vamos. Estamos tan orgullosos de quienes somos, que hemos olvidados quienes fuimos. Pero con estas cosas, nos hacen volver al sitio donde estuvimos. De mi pueblo recuerdo muchas cosas. Por ejemplo, que las pedradas eran casi un ritual antes de entrar al colegio, ahora casi no quedan descampados en las ciudades, ni piedras. Pero cuando yo era niño, vivía dedicado a las peleas y las chapas.

Y si algo recuerdo de cuando era niño eran las comidas. Y es que somos muchos los que de pequeños no comíamos lo que nos ponían en la mesa. Y ahora, al contrario, rezamos por lo comerlo. Aunque no siempre podemos hacerlo porque la salud es la que manda. Sin embargo, las legumbres eran un alimento que cuando yo era chico, cuando vivía en el pueblo, no me gustaban nada. “No, no y no”, decía cuando me lo ponía mi madre o mi abuela en el plato. Ahora, siempre que puedo lo como. Por eso, quiero hacer un repaso por las tres legumbres que más me gustan, y sobre todo, todo lo que nos aportan para nuestro organismo.

Lenteja

La lenteja es esa legumbre que amas u odias. No hay término medio. En mi caso cuando era pequeño la odiaba, ahora la amo. Todos sabemos ese dicho de que esta legumbre tiene mucho hierro, y es cierto. Desde hace muchos años, la lenteja, como nos indican desde El Rincón del Segura, ha sido un alimento básico para el hombre, gracias a su poder energético, ya que tienen un 58.4% de hidratos de carbono, y su gran aporte de proteínas: 24,3%. De ahí viene lo que es bueno para coger fuerza. Es una proteína cuyos aminoácidos se complementan con los de los cereales y sus derivados, por lo que es recomendable utilizarlos en la misma comida. Destaca también por su riqueza en vitaminas y sales minerales, especialmente hierro, fósforo y magnesio.

Es recomendable su consumo para adolescentes, jóvenes, deportistas, personas que realicen fuertes trabajos físicos y también para personas anémicas. Está la clásica lenteja pardina o la castellana, las dos son iguales de ricas.

Garbanzo

No me imagino un fin de semana, concretamente, un sábado sin el  cocido de mi abuela en el pueblo. Era un ritual que me encantaba. Yo siempre lo he intentado mantener en mi casa, aunque es cierto que ya con la familia es complicado porque no les gusta mucho a los más pequeños. Y es que el garbanzo es para mí el rey de las legumbres. Ya sea en cocido, uno de mis platos favoritos, o en potaje, que es una delicia. Es una legumbre muy energética, nutritiva y equilibrada que destaca por su alto contenido en vitaminas, proteínas y minerales. Es rico también en almidón y en lípidos (ácidos grasos insaturados y carentes de colesterol). También es un buen aporte de fibra y calorías.

Eso sí, os voy a dar una recomendación. Para cocinarlos es aconsejable dejarlos en remojo con agua templada 10 o 12 horas y un poco de sal gorda. Y cocerlos acompañados de la alga Kombu pues el ácido glutámico de esta alga neutraliza en gran medida el nitrógeno, causa fundamental de los gases.

 

Alubias

Y hemos dejado para lo último, las alubias. Aquí si que no hay término medio, las alubias son odiadas y queridas. Yo recuerdo que incluso de pequeño lloraba mucho cuando mi madre me las ponía en el plato. E incluso es algo que se hereda de madre a hija. Pongo el ejemplo de mi hermana. Ella nunca ha podido ver las alubias, por lo tanto nunca las puso en su casa, y claro, su hija, tampoco las come.

Como nos diferencian desde EL Rincón del Segura, existe la alubia blanca, que es una variedad rica en proteínas y sales minerales. Se encuentra dentro de las legumbres que poseen una composición nutricional equilibrada: entre los hidratos de carbono, las proteínas, las fibras y las sales minerales. Y luego están las alubias pintas. Es una variedad rica en proteínas y sales minerales. Se encuentra dentro de las legumbres que poseen una composición nutricional equilibrada: entre los hidratos de carbono, las proteínas, las fibras y las sales minerales

Estas son las tres legumbres más clásicas, también las más deseadas. Yo ahora corro por ellas, incluso estoy deseando de que llegue el invierno para poder comerlas.

 

 

Mas artículos

La importancia de refrigerar los alimentos y de no romper la cadena de frío

La mayoría de los alimentos que se consumen diariamente hoy en día requieren refrigeración porque son perecederos (carne, pescado, frutas, verduras, etc.). Por este motivo, es importante velar por tu

Estos son todos los tipos de vajilla que se usan en un restaurante

Abrir un restaurante no es tarea fácil. Hay que tener muchas cosas en cuenta, y estar dispuesto a sacrificar mucho tiempo para que todo vaya bien.   ¿Quieres abrir un

Catering para una boda: consejos y trucos con poco presupuesto

Probablemente muchos novios sean conscientes desde el primer momento de su planificación de que una boda no es barata. Sin embargo, muchas personas se desilusionan al ver los precios del

Como ayudan los productos de limpieza e higiene al medioambiente

En la búsqueda de soluciones sostenibles para preservar nuestro planeta, cada vez más personas y empresas están adoptando prácticas y productos que minimizan el impacto ambiental. Uno de los aspectos

Diferencias entre todos los tipos de aceites de oliva que existen

Cuando nos ponemos el delantal y entramos en la cocina, siempre queremos lo mejor para nuestras recetas, sea cual sea. Pero, una vez vamos al supermercado y llegamos al pasillo