Sillas y mesas ideales para un restaurante

Llamadme loco, llamadme innovador, que ahora está muy de moda, pero desde hace dos meses regentó un restaurante. Se llama El Buen Mantel, y la verdad es que de momento, estoy contento. En esta ocasión no os quiero hablar de comidas, quiero aprovechar este blog para contaros mi experiencia con el inmobiliario. Supongo que muchos locos estarán en mi misma situación y agradecerán consejos sobre el tema. De primeras os digo que yo compre todo en Silleria Aragonesa, y estoy muy contento.

Y es que, cuando visite su página web, comprobé que esto de amueblar un restaurante es todo un mundo. Comenzaremos por la mesas. Hay que saber que existen varios modelos. Están las de interior que son perfectas para cafeterías, terrazas, restaurantes y hoteles. Luego están las de exterior, que pueden ser redondas, cuadradas y rectangulares. Luego existen las mesas de catering, de varios tamaños, y dependiendo de los comensales que queramos servir. Y por último, las mesas altas, ideadas para ser usadas con taburetes, con sillas altas o para estar de pie, de interior o exterior.

A continuación pasamos a la sección de sillas. Donde esta empresa está especialidad en variedades. Como en botica hay de todo. Existen las sillas metálicas, con estructura de acero satinado, metálicas cromado o pintados en gris, con asiento tapizado o carcasa de madera, polipropileno, policarbonato, etc. Las de madera, que en los últimos años se han reinventado. Con un diseño más moderno y muy actuales, como sillas con aires “retro” actualizando los modelos antiguos, así como las sillas clásicas y más tradicionales. Están disponibles en una amplia gama de barnizados y tapizados. Y también están las de catering, que son las perfectas para banquetes. Son ligeras, apilables o plegables para poder ser recogidas y transportadas rápidamente.

¿Cómo te quedas? La verdad es que yo no sabía que actualmente hubiera tanto mercado, y que Sillería Aragonesa fuera una de las empresas referentes de este sector en España.

Con la llegada del buen tiempo, y para muchos bares y restaurantes es esencial, hay que sacar la terraza. Algunas son unas obras de arte. En España nos gusta mucho eso de tomar el vermut o la cañita en la calle, y por eso hay que tener en cuenta que también existen varios artículos específicos para estos sitios. Existen sillas especiales, sofás, banquetes y taburetes.

Al principio yo era muy reacio a pensar que en la hostelería jugaba un papel tan importante el inmobiliario. Pero con el paso del tiempo me he dado cuenta de que es una estrategia clave entre los clientes. Seguramente que muchos clientes se hayan ido de un bar simplemente porque esas sillas no eran cómodas, porque era una persona de estatura baja y los taburetes eran enormes. O porque esa mesa cojeaba. De verdad que en un sector tan competitivo como en el que me encuentro, cualquier detalle suma, o en este caso, si no lo tienes en cuenta, resta.

Espero que este artículo te haya servido para conocer un poco más este mundo, que es costoso, pero apasionante.

Mas artículos

Dale una oportunidad a la leche condensada y verás los múltiples usos que tiene

Nuestro país es conocido internacionalmente por nuestra cultura, por nuestros monumentos, pero, sobre todo, por nuestra gastronomía y es que en España si de algo podemos presumir es por la cantidad de alimentos que tenemos, por lo bien que los producimos, por lo mejor que los sabemos usar y por nuestras excelentes combinaciones. No en vano, muchos países se fijan en nuestros productos para hacer sus manjares tradicionales y es que la calidad de los alimentos españoles es realmente importante. En este sentido, nuestro máximo exponente es la dieta mediterránea la cual aconsejan la inmensa mayoría de los médicos por su idoneidad para ganar en calidad de vida.

Máquinas que no pueden faltar en una empresa de restauración

Una empresa de hostelería no es encender la cafetera, ponerlo en una taza y cobrar el 1,50 euros. Es mucho más. Detrás de la restauración hay mucho trabajo, muchas cuentas y muchas horas de sacrificio. Por eso, ahora que lo están pasando muy mal con la pandemia y las medidas injustas llevadas a cabo por algunas comunidades autónomas, es el momento de conocer un poco más la forma de trabajar de estas empresas.

Lo que no puede faltar en un bar de copas

No corren buenos tiempos para los bares de copas. Estos lugares míticos, testigos de cientos y cientos de aventuras, se han convertido para los políticos en la cabeza de turco de toda la pandemia del coronavirus. La mayoría de las medidas que se toman desde las administraciones son para acusarles de ser los grandes propagadores del virus. Es curioso que los trenes y metros llenos no contagian. O que los colegios o los centros comerciales, atiborrados, tampoco. Nosotros queremos lanzar un canto de esperanza para estos lugares. Decirles que estamos con ellos y asegurarles de que pronto pasará todo esto y podremos estar más juntos que nunca. De momento queremos ayudarte y asesorarte en lo que no puede faltar en un bar de copas. Son tiempos de zozobra, pero pronto los bares volverán a ser lo que eran antes.

Muebles que no pueden faltar en un negocio de hostelería

Cuando un ‘loco’ se decide a poner en marcha un negocio de hostelería tiene que tener en cuenta muchos aspectos. Por supuesto, si es gastronómico, la calidad de la comida es lo primero. Pero hay muchos detalles más que son los que marcan la diferencia. Estamos hablando de la profesionalidad de los empleados, del sitio donde está emplazado, del público al que nos vamos a dirigir…pero también en la inmobiliaria que vamos a poner en nuestro negocio.

Normas básicas de higiene en un restaurante

Dedicarse a la hostelería y ser capaz de dirigir un negocio rentable tiene sus satisfacciones, pero también sus dificultades. Más allá de ser capaces de mantenerse entre la gran oferta que hay disponible en nuestro país, éste es un tipo de negocio muy serio que conlleva unas responsabilidades que hay que cumplir a rajatabla, ya que la función principal que llevamos a cabo es servir comidas, por lo tanto, vamos a manipular alimentos que luego van a ser consumidos por nuestros clientes.