Alimentos buenos para tus dientes

Desde hace cuatro meses vivo obsesionada con mis dientes. Será porque en mi última visita al dentista, en la Clínica Dental Garriga, me han comentado que tengo que cuidarme más mi dentadura, porque si no, el desembolso puede ser grande. De esta manera, los he visitado varias páginas en internet para informarme de cuáles son los mejores alimentos para tener una dentadura de 10.

Pero vamos, que si queréis cogeros una cita o algo los podéis encontrar mediante su ficha de Google Maps en el siguiente enlace: Clínica Dental Garriga.

Vamos allá con unos cuantos consejos, que a mí, de momento me están viniendo muy bien, solo sea por no volver a rascarme el bolsillo.

Los hábitos más saludables son comer mucha fruta y verdura (al menos, 5 piezas al día), pero el consumo excesivo de estos alimentos, que contienen azúcares naturales, puede causar erosión del esmalte dentario. Por lo tanto, no sólo es una cuestión de comer sano , también hay que saber cuándo y dónde.

Por ejemplo, lo peor que puedes hacer después de beber un batido, comer una ensalada o un alimento rico en ácidos es cepillarte los dientes, porque daña aún más el esmalte. Lo que sí es recomendable es enjuagarse con agua o beber leche, para contrarrestar esa posible desmineralización. Consejos que me dieron en mi clínica dental, y que sigo a rajatabla.
Uno de los puntos importantes es beber leche y sus derivados, todos ellos que sean ricos en calcio, fósforo y vitaminas A, D y B, después de las comidas y antes del cepillado.

A partir de ahora, uno de los aliados de nuestros dientes será el té verde, eso sí, sin azúcar, es un alimento rico en flúor y compuestos antioxidantes.

El agua dicen que es bueno para todo, a no ser que sufras la famosa enfermedad potomanía , si no, beber mucha agua, sin gas (pues esa contiene ácido carbónico),nos servirá para la reducción de caries.

Vamos con esos alimentos que sirven para limpiar los dientes. Y que si un día no tenemos cepillo ni crema son los mejores. Hablamos de las zanahorias, manzanas y apio, que contienen sustancias naturales que “limpian” los dientes.

El dilema de si el chicle es bueno o malo siempre está presente. Pues bien, según como se mire. Mascar chicle, sin azúcar y con xilitol (edulcorante natural procedente de la corteza del pino), ayuda a la limpieza de los dientes y para estimular la secreción de saliva, rica en compuestos antibacterianos.

Come chocolate. No no, no me he vuelto loco. Pero lo que está claro es que es mucho mejor que comer caramelos o golosinas pegajosas… Está demostrado que una parte del grano de cacao posee contenidos antibacterianos. Y con las golosinas se nos quedarán los residuos por todas las partes.

Ahora bien, de nada sirve tomar estos alimentos si luego no cumplimos con los hábitos más esenciales. Por ejemplo, cepillar los dientes 2 veces al día, posponerlo al menos 30-45 minutos después de la ingestión de alimentos. Cepillar los dientes antes del desayuno, y no después, sobre todo si solemos beber zumos de naranja, limón o pomelo. Con ello, se crea una “capa protectora” de fluoruro contra los ácidos a los que vamos a exponer nuestro esmalte.

Espero que con estos pequeños trucos puedas tener una dentadura mucho más sana. Mucha suerte, y ya os contaré que tal me va en la próxima visita a mi clínica dental de confianza.

Mas artículos

Dale una oportunidad a la leche condensada y verás los múltiples usos que tiene

Nuestro país es conocido internacionalmente por nuestra cultura, por nuestros monumentos, pero, sobre todo, por nuestra gastronomía y es que en España si de algo podemos presumir es por la cantidad de alimentos que tenemos, por lo bien que los producimos, por lo mejor que los sabemos usar y por nuestras excelentes combinaciones. No en vano, muchos países se fijan en nuestros productos para hacer sus manjares tradicionales y es que la calidad de los alimentos españoles es realmente importante. En este sentido, nuestro máximo exponente es la dieta mediterránea la cual aconsejan la inmensa mayoría de los médicos por su idoneidad para ganar en calidad de vida.

Máquinas que no pueden faltar en una empresa de restauración

Una empresa de hostelería no es encender la cafetera, ponerlo en una taza y cobrar el 1,50 euros. Es mucho más. Detrás de la restauración hay mucho trabajo, muchas cuentas y muchas horas de sacrificio. Por eso, ahora que lo están pasando muy mal con la pandemia y las medidas injustas llevadas a cabo por algunas comunidades autónomas, es el momento de conocer un poco más la forma de trabajar de estas empresas.

Lo que no puede faltar en un bar de copas

No corren buenos tiempos para los bares de copas. Estos lugares míticos, testigos de cientos y cientos de aventuras, se han convertido para los políticos en la cabeza de turco de toda la pandemia del coronavirus. La mayoría de las medidas que se toman desde las administraciones son para acusarles de ser los grandes propagadores del virus. Es curioso que los trenes y metros llenos no contagian. O que los colegios o los centros comerciales, atiborrados, tampoco. Nosotros queremos lanzar un canto de esperanza para estos lugares. Decirles que estamos con ellos y asegurarles de que pronto pasará todo esto y podremos estar más juntos que nunca. De momento queremos ayudarte y asesorarte en lo que no puede faltar en un bar de copas. Son tiempos de zozobra, pero pronto los bares volverán a ser lo que eran antes.

Muebles que no pueden faltar en un negocio de hostelería

Cuando un ‘loco’ se decide a poner en marcha un negocio de hostelería tiene que tener en cuenta muchos aspectos. Por supuesto, si es gastronómico, la calidad de la comida es lo primero. Pero hay muchos detalles más que son los que marcan la diferencia. Estamos hablando de la profesionalidad de los empleados, del sitio donde está emplazado, del público al que nos vamos a dirigir…pero también en la inmobiliaria que vamos a poner en nuestro negocio.

Normas básicas de higiene en un restaurante

Dedicarse a la hostelería y ser capaz de dirigir un negocio rentable tiene sus satisfacciones, pero también sus dificultades. Más allá de ser capaces de mantenerse entre la gran oferta que hay disponible en nuestro país, éste es un tipo de negocio muy serio que conlleva unas responsabilidades que hay que cumplir a rajatabla, ya que la función principal que llevamos a cabo es servir comidas, por lo tanto, vamos a manipular alimentos que luego van a ser consumidos por nuestros clientes.