Cómo disfrutar de la comida sin sentirte culpable después

22 julio, 2014
Cómo disfrutar de la comida sin sentirte culpable después

Si has entrado en esta web es porque eres un sibarita, porque tienes un paladar de prestigio y te gusta disfrutar de la buena cocina tanto como a los demás lectores y aquellos que aquí escribimos. Pero supongo que además de compartir este tipo de gustos y esta afición por los platos de gourmet también te reconcome por dentro el miedo a que este hobby haga aumentar tu tripa. No eres el único, así que hoy vamos a aprovechar nuestro artículo para daros diferentes consejos acerca de cómo quemar calorías para sentirnos más sanos y, sobre todo, menos culpables cada vez que queremos disfrutar de nuevas recetas.

–          Deja el ascensor a un lado y sube siempre por las escaleras. Además de quemar grasa también fortalecerás las piernas y cogerás más fondo físico.

marianssport

Practica deporte para quemar calorías.

–          Haz deporte antes de salir de tapas o a cenar con tus amigos. Un buen partido de tenis o encuentro futbolístico hará que disfrutes de la tarde y de la reunión con los colegas pero también te ayudará a quemar grasas antes de la cena. Si luego salís de discotecas aprovecha también para bailar y seguir haciendo ejercicio.

–          No lleves el coche hasta la puerta de casa o del trabajo o incluso del bar donde has quedado con los amigos. Es mejor que aparques un poco antes para poder hacer un pequeño recorrido caminando. Lo puedes aplicar también si usas transporte público: bájate en la parada de metro o de autobús anterior a tu destino y recorre a pie el camino que falta.

–          Bebe líquidos fríos. Lo mejor es beber agua, ya que no engorda. Este no es entonces un consejo aplicable a las bebidas con azúcar como los refrescos y, especialmente, al alcohol, que engorda todavía más. El truco de beber agua fría está en que tu metabolismo necesita trabajar para ponerla a la temperatura del cuerpo cuando entra al mismo y esto supone también la quema de calorías.

–          Practica el sexo. Además de divertido y placentero, estarás quemando un montón de calorías que luego podrás compensar comiendo un poquito más. Y seguro que también estás más feliz. Postdata: dar un masaje también quema calorías.

–          Si pasas mucho tiempo sentado, puedes cambiar la silla por una pelota gigante de balanceo. Aunque te parezca increíble, estarás sentado igual pero el movimiento para mantenerte en equilibro te hará quemar calorías.

–          Si hablas mucho por teléfono para charlar con tus amigos o familiares no hay razón por la que quedarse quieto. Las nuevas tecnologías te dan movilidad, bien por los teléfonos inalámbricos o por los smartphones, puedes recorrer el pasillo de casa tantas veces como minutos tenga la llamada.

–          Usa las nuevas tecnologías para retarte. En los teléfonos inteligentes encontrarás montones de aplicaciones gratuitas con las que ponerte diferentes metas. Si te bajas una que cuente los pasos que das al día, puedes indicarte como meta mejorarlos al día siguiente. Si en lugar de estos mide la distancia, mañana has de recorrer medio kilómetro más.

Además de a través de aplicaciones, existen pulseras que ya miden este tipo de variables y que las puedes comprar en las tiendas de deporte. También puedes encontrar los viejos podómetros. Algunos de ellos vienen hasta con radio para hacer tu camino más entretenido.

–          Olvídate de delegar en las tareas del hogar. Ahí sí se suda. Lava los platos, pasa la aspiradora, plancha, haz la comida, limpia los cristales o friega todo el suelo, no encontrarás actividad que canse más y que de resultados parecidos, ya que al fin y al cabo te ahorrarás el precio del gimnasio y de una persona que te ayude en casa y encima estarás quemando calorías.

–          Si vas a la playa y luego quieres bajar al chiringuito a comer los frituras sabrosas típicas de estos lugares costaros pero que tanto engordan, aprovecha el agua del mar para darte unos largos antes de que llegue la hora de la comida. Por cierto, bucear quema más grasa que nadar en la superficie, y si estás en la playa con unas buenas gafas podrás ver el fondo marino.

–          Monta tu propio huerto en casa o encárgate de las tareas del jardín. Desde rastrillar las hojas caídas hasta cortar el césped o podar árboles, todo suma en el reto de quemar calorías, incluso cargar leña para preparar una barbacoa a tus amigos en una noche de sábado.

–          Toma café. Según algunos estudios, el café eleva la velocidad en la que se queman calorías.

–          Come picante. Algunos expertos recomiendan poner picante a nuestras comidas porque este acelera el metabolismo, lo que nos viene bien para quemar calorías.

–          Ríete. Reír es una de las actividades más placenteras y encima tenemos la suerte de que quema calorías. Así que si quedas con tus amigos para darte un festín, no te olvides de invitar a los más graciosos.

–          Bebe té sin azúcar. Cada taza puede quemar entre 50 y 75 calorías.

–          Lava el coche. Olvídate de los túneles de lavado o de llevarlo a algún establecimiento donde lo limpian a mano. Tú también tienes esas manos y es una gran oportunidad para moverte y encima ahorrarte un dinerillo.

–          No esperes a que la bolsa de la basura esté llena para bajarla ni te hagas el remolón acumulando sobre ella como si quisieras construir una torre. Bájala inmediatamente al contenedor y hazlo además por las escaleras, nada de usar el ascensor.

–          No mandes al becario a recoger tus papeles a la impresora en el trabajo. Tú también tienes piernas y puedes hacerlo. En moverse está la clave para gastar calorías.

–          Por último, duerme más. Los expertos consideran que dormir pocas horas al día hace que nuestro metabolismo se vuelva más lento. Lo adecuado está entre siete y nueve horas diarias.

Deja un comentario