La limpieza en un bar

15 septiembre, 2016
La limpieza en un bar

Soy de los que pienso que ya puedes ser un restaurante con estrella Michelin que como no tengas limpieza, tu establecimiento está condenado a fracasar. Ponte en situación. Te pides uno de los platos estrellas de El Bulli, por ejemplo lazos de zanahoria con sorbete concentrado de mandarina y almendra, que suena muy bien. Lo tienes en el plató, pero resulta que el plató está manchado, y tu tenedor aún tiene restos del anterior comensal. ¿Qué pasará? Pues lo primero que no lo comerás. Segundo que te dará asco y tercero que no volverás a ese sitio. Previa queja en las múltiples páginas de comentarios que hay en Internet.

Pues bien, lo que tiene que cuidar un bar o  un restaurante, al igual que la calidad de su comida, es la limpieza de todo el lugar. Lo de los tenedores, vasos y los platos es de sentido común, pero también hay otros aspectos que llaman mucho la atención cuando vas a los sitios y que en ocasiones pueden ser perfectamente razones para poner una denuncia.

Uniformes

Por ejemplo yo soy de los que me fijo mucho en la ropa de los cocineros. Bien puede ser que un mandil de un chef tiene que estar manchado, pero claro que se te presente con una camiseta de publicidad de una fiesta de hace 15 años, o de las fiestas populares de su pueblo, pues te indica ya con quién te estás jugando la suerte. O que los camareros vayan de cualquier manera. No me digas que no se te alegran los ojos cuando compruebas que un camarero lleva su uniforme inmaculado.

También me fijo en los manteles. He llegado a estar en sitios, por ejemplo durante unas vacaciones en Conil y Chipiona, que me pusieron un mantel de hule, pero totalmente sucio. Se pegaban los platos, incluso si ponías las manos te pringabas. Y qué decir de la limpieza de una carta. Precisamente en este lugar de Conil, estaba pegajosa, y os juro que había hasta tropezones de comida.

El exterior

Por último también prestó atención cuando voy a los bares o restaurantes en la limpieza de los cristales. Aquí siempre pongo el mismo ejemplo. Si tú ves que una casa familiar está sucia por fuera, es decir cristales sucios, persianas rotas, etc, cómo estará lo de dentro. Pues sobran las palabras. En este caso ocurre lo mismo. Si veo que un restaurante tiene los cristales sucios, no entró. Eso sí, les recomiendo que llamen a esta empresa que tiene el mejor servicio de limpieza en Barcelona, Servinet. El valor de un está relacionado con su buen aspecto. Y no te preocupes si son muy altas, porque cuentan con el equipamiento y los operarios especializados.

Además también cuentan con un servicio de suministro de consumibles para el WC, como por ejemplo: papel higiénico, toallas de papel, jabón para las manos, todo tipo de ambientadores, etc. Porque esa es otra. No soportó bares que no se preocupan de sus baños, ya no digo de ir limpiando durante el día, solo pido que se mantenga un mínimo de pulcritud con estos elementos.

Como has podido comprobar la limpieza de un bar va mucho más allá de una simple mota en un vaso. Son detalles que marcan la diferencia. Ahora el boca a boca virtual lo hace todo, por lo tanto, son cuestiones que los hosteleros tendrían que tener muy en cuenta.